Sportsmen 23 9 5 14
Echesortu 23 9 5 14
CAOVA 23 9 5 14
Puerto 22 8 6 14
Talleres 22 8 6 14
Atalaya 21 7 7 14
Temperley 21 7 7 14
El Tala 20 7 6 13
U. y Progreso 17 4 9 13
Regatas 15 1 13 14
Estudiantil 26 12 2 14
Gimnasia 24 10 4 14
Náutico 24 10 4 14
Alumni 23 9 5 14
Ciclón 21 7 7 14
Atlantic 20 6 8 14
Provincial 19 5 9 14
Banco 17 4 9 13
Fisherton 17 3 11 14
Saladillo 16 3 10 13
     
bordados
home
Noticias flecha Blog flecha A 30 AÑOS
04/12/2013
Blog
A 30 AÑOS
El éxito de León Najnudel en la Copa del Rey
escribe
imagen
Todo el mundo sabe, un poco más o un poco menos, que la Copa del Rey de España es, fuera de la Liga ACB, el título más preciado para cualquier equipo, jugador, dirigente o entrenador español. Es tradicional, importante, motivador, prestigioso.

Hace 30 años, como ahora, los candidatos a ganar la Copa no eran muchos. En realidad, en aquel entonces eran menos todavía, porque Madrid y Barcelona dominaban claramente la competencia de Liga, y también la Copa.

Ese año, León Najnudel fue contratado para dirigir al CAI Zaragoza, un equipo también tradicional, pero con menos poder económico que los dos grandes. Y, como local, le tocó ser parte de la Copa del Rey, en el Pabellón Municipal de Deportes.

Ese año, 1983, había nacido la ACB, y la Copa era la primera competencia oficial de la nueva organización. Y también la primera Copa con una única sede. A diferencia de la actual, solo participaron 4 equipos.

El CAI venció al Joventut 87-83 en la semi, mientras que el Barcelona hizo lo propio con el Madrid 102-100, por lo que se encontraron en la final Zaragoza y Barcelona, el 1 de diciembre de 1983.

Allí, el equipo dirigido por León Najnudel, con Fernando y Pepe Arcega, el indio Díaz y el genial Kevin Magee, dio el batacazo y venció al que había ganado las anteriores 6 ediciones del torneo 81-78, provocando una de las mayores celebraciones de la historia de la Copa, en el único título ganado por el CAI, que recién llevaba dos años de fundado (1981).

Najnudel entró así en la historia grande del básquetbol europeo, y antes de ayer se cumplieron 30 años de esa hazaña. León lo festejó, claro, pero humildemente. Su cabeza estaba a miles de kilómetros de distancia, en la Argentina, donde terminaba de gestarse la Liga Nacional, que arrancaría en su versión de transición unos meses después. Inolvidable.

Fuente: balonzesto.net

 
 
separa
separa
separa
volver