U. y Progreso 36,5 8 2 10
El Tala 35,5 7 3 10
 Atalaya 35,0 6 4 10
 Temperley 34,0 4 6 10
CAOVA 32,0 3 7 10
Echesortu 28,5 2 8 10
Sportsmen 34,0 8 2 10
Náutico 32,0 6 4 10
Sp. América 28,5 7 3 10
Ciclón 28,5 6 4 10
Puerto 26,5 2 8 10
Talleres 23,5 1 9 10
         
         
         
         
         
         
         
         
     
 
bordados
home
Noticias flecha Página del recuerdo flecha UNA CAMADA BRILLANTE
16/04/2008
Página del recuerdo
UNA CAMADA BRILLANTE

La camada de jugadores nacidos en 1981 y 1982 quedará en la historia como una de las más prolíficas para la ciudad de Rosarino. Estos pibes, hoy embajadores basquetbolísticos, trajeron alegrías a nivel individual y colectivo, y con el paso del tiempo fueron la confirmación del potencial que el básquet de entrecasa tenía para exportar a la Liga y al exterior.

Con Gustavo Roig como entrenador-guía, estos jugadores pulieron su talento y trajeron para la Asociación Rosarina una innumerable cantidad de logros, los que se vieron multiplicados al estrato nacional en los Argentinos. Como siempre se tienen en cuenta dos años para armar los equipos e incluso a veces se llevaba a jugadores fantásticos que daban ventaja en edad, no siempre eran los mismos jugadores los que integraban los equipos, pero el año 1999 quedó grabado en sus memorias y en las de los aficionados al básquet.

Un año en el que Central iba hacia su segundo título local consecutivo y al debut en la Liga Nacional B. Un año en el que Edgardo Venturi y su plantel volverían a competir en un Argentino para Santa Fe logrando el tercer lugar en Río Negro.

Para aquellos deseosos de recordar esos momentos y para los despistados que no tienen la menor idea, BásquetRosario propone una postal de esa época, que tuvo su pico emotivo y triunfal en la 35° edición del Campeonato Argentino de juveniles que se disputó en la ciudad chaqueña de Roque Saénz Peña.

Pero para comentar lo acontecido en ese Argentino, que obviamente finalizó con el título de Santa Fe, hay que bucear hasta el mismo génesis de ese elenco, que se remonta al comienzo de estos chicos en el deporte, en el que paradójicamente algunos de ellos fueron rivales.

Por Rosario: Adrián Boccia, Pablo Fernández, Joaquín Fernández, Diego Foradori, Ignacio Tripelli, Nahuel Garré, Federico Pascual. Por Santa Fe: Carlos Delfino, Eduardo Calvelli, Santiago Ramatti.

Desde infantiles jugaron cabeza a cabeza cada provincial, con éxitos repartidos y luego se juntaban en cada uno de los seleccionados de Santa Fe para apabullar rivales en los Argentinos. Eran rivales pero amigos y sabían que les esperaba un gran futuro en el básquet, con Boccia y Delfino como estandartes, jugadores que en el futuro ganaron juntos un Panamericano y fueron figuras en un Mundial juvenil. Ni hablar del santafesino, campeón olímpico y jugador NBA.

En la temporada 1999, la ciudad de Rosario fue elegida como sede del torneo provincial de juveniles, uno de los últimos que esta camada disputaría cara a cara. Ante las ausencias de algunos valores que ya estaban en Liga como Pascual o Fernández, Gustavo Roig apostó a varios pibes que la rompían en Rosario, algunos incluso en la B o la C. Tuvo como refuerzo a Adrián Boccia, cedido por el Boca de Rubén Magnano.

Foradori, Boccia, Tripelli, Joaquín Fernández, Diego Crocce, Ramiro García, Gabriel Domínguez, Germán San Martín, Ezequiel Dentis, Horacio Lorenzatto, Nahuel Garré y Silvio Ocampo integraron el equipo y el último corte fue Ignacio Fernández.

Sportivo América fue testigo de una victoria contundente de los pibes ante cada uno de los rivales, en un certamen que tuvo nombres relevantes en los otros equipos también como Gustavo Vagliente, Antonio Porta, Andrés Faez o Javier Ceci.

La final fue ante Santa Fe y, si bien el seleccionado de Gustavo Roig fue clarísimo ganador por 101 a 68, se dio un formidable duelo entre Boccia y Delfino. El rosarino clavó 35 y el capitalino 30. Todo fue fiesta ante una multitud en América.

Una vez finalizado este campeonato, había que armar el plantel de Santa Fe con la mala noticia de saber que Boccia y Fernández no iban a ser de la partida. Fueron convocados los rafaelinos Faez y Bertorello, más los santafesinos Delfino y Calvelli. La base era rosarina: Crocce, Tripelli, Foradori, Garré, Domínguez y Dentis.

Otra vez el camino fue contundente. Nuevamente los rivales pasaron en el fixture de Santa Fe como escollos. Río Negro, Formosa, Córdoba, Entre Ríos en semifinales hasta llegar a la final frente a Buenos Aires. Allí, el 11 de setiembre de 1999, el Mono Tripelli sellaría la victoria santafesina por 85 a 82 cuando no quedaba tiempo en el reloj y desataría los festejos. Delfino hizo 20, Foradori 18, Tripelli 15 y Fernández 10. Unidos en mitad de cancha de la calurosa ciudad chaqueña, los pibes tuvieron un momento más de gloria. Luego, con el correr de los años, siguieron haciendo ruido y dándole alegrías a la ciudad y al país.

escribe
David Ferrara
 
 
separa
separa
separa
volver