U. y Progreso 36,5 8 2 10
El Tala 35,5 7 3 10
 Atalaya 35,0 6 4 10
 Temperley 34,0 4 6 10
CAOVA 32,0 3 7 10
Echesortu 28,5 2 8 10
Sportsmen 34,0 8 2 10
Náutico 32,0 6 4 10
Sp. América 28,5 7 3 10
Ciclón 28,5 6 4 10
Puerto 26,5 2 8 10
Talleres 23,5 1 9 10
         
         
         
         
         
         
         
         
     
 
bordados
home
Noticias flecha Página del recuerdo
estrellaPágina del recuerdo
separa
04/09/2007
Página del recuerdo
Brillará Blanca y Celeste, LA CUEVA CONSTITUCIóN

Seguramente las fechas carecerán de exactitud y algunos nombres estarán equivocados. Es más, es muy probable que no sea el más indicado para escribir estas líneas. Razones sobran, por la edad (corta), por una memoria que no es de las más lúcidas y por una marcada subjetividad hacia la mayoría de los personajes de esta historia. Muchas de las cosas que ocurrieron entre las gastadas y grises paredes del club de la calle Urquiza forman parte de mi anecdotario simplemente porque me las contaron, con el profundo riesgo que acarrea el boca en boca.

Nunca jugué bien y tengo recuerdos de muy pocos partidos dentro del rectángulo, es más, fui socio apenas por unos meses (si es que lo fui alguna vez). Tampoco soy de esos que estaban todo el día en el club; lo hice de chico y me tocó volver casi a los 17 años, cuando me iniciaba en el periodismo. Fue el momento de reencontrarme con muchísimos amigos, de la vida, de la escuela, del barrio; esos que hace años no te ven pero que te saludan como si hubieran almorzado con vos ese mismo día. El inconfundible código de un barrio y de un club que sabe conservar de manera irrefutable el sentido de pertenencia: si creciste ahí, sos de ahí, sin importar lo que hagas o lo que pase. Algo similar a la amistad, pero todavía más concreto.

Me dijeron que un equipo de la C volvía a jugar tras varios años y había pagado un micro en un programa de radio para cubrir los partidos. “Es Sportivo Constitución”, comentaron. “¿Lo conocés?”, fue la pregunta. “La Cueva”, fue la respuesta.  

El técnico era Gustavo Lafranchi. Más que técnico era un amigo, más que amigo era un pariente lejano. O la mejor definición: un pariente lejano pero un amigo cercano. Jugaban el Negro, Tateano, el Chivo, el Dani, el Cabezón, Pepito, y los hermanos McCormack, algunos de los amigos y conocidos de la infancia. Era prácticamente un equipo integrado por jugadores que estaban en las inferiores del club y que se habían quedado sin lugar cuando dejó de hacer básquet.

Para aquellos desprevenidos, Constitución fue un gran protagonista de los torneos locales, a veces en el ascenso, a veces en primera. En algunas ocasiones resaltado por éxitos deportivos y en la mayoría por incidentes que tienen más que ver con lo policial. Se sabe –y si no saben les cuento–, jugar en La Cueva no era sencillo y salir tampoco.

Pero volviendo a un pasado no tan lejano, las imágenes fueron impresionantes en el retorno. A pesar de vivir a 200 metros del club no había cruzado las puertas de chapa desde varios años atrás. El televisor en lo alto, las mesas de cafetín de los vejetes y el olor a empanada frita ofician de recepción. Nada había cambiado, o muy poco.

Ese primer día fue saludo tras saludo y la emoción de escuchar el sonido de la pelota contra el sucio y frío mosaico. Poca luz, mucho humo por los choris y el técnico que no estaba. Lo fui a buscar a Gustavo, y no había muchas opciones: puerta corrediza hasta la sala de juego. Entre la nube generada por los cigarrillos y los gritos provenientes de las mesas hubo que avisarle al entrenador que era hora de la charla técnica, que el partido tenía que empezar.

No sé bien cómo fue, pero me contaron que por esos días llegó un pibe de Pergamino con un bolsito, que quería jugar al básquet en cualquier club y le dijeron que en Constitución podía tener lugar. Pelo largo, flaquito, pero dueño de la mano más tremenda de la categoría y, según demostraría a lo largo de los años, de la ciudad. Denis Ortenzi fue la carta para convertir a Constitución de participante a candidato y luego para hacer la metamorfosis que lo llevó de candidato a campeón.

Fue el retorno al básquet de un club querido por muchos, odiado por otros tantos, pero que a pesar de su habitual rudeza despierta simpatías. Simplemente porque pocos entienden cómo puede llenar una cancha en una final si no tiene más de 50 socios. La mayoría ven con curiosidad las cosas que allí ocurren, como que tenga en lo alto del gimnasio tres camisetas retiradas en homenaje a sus ídolos del pasado. Casi NBA.

Como casi todos los clubes de barrio, La Cueva tiene sus leyendas urbanas, como cuando era obligatorio tener tableros de acrílico y dicen que se pudieron comprar con el dinero obtenido por el cambio de un voto en una asamblea.

Como cuando al Bebe Calvente le traían a la novia desde Tucumán en la previa de los partidos para que esté contento.

Como la victoria en Saladillo ante un equipo que tenía entre otros al Pini Salles. Fue con 50 de Ortenzi, con el Richard y el Ale repartiendo de lo lindo. Si el perro que vivía en el club y que siguió al colectivo de la hinchada hasta la zona sur se metió a parar un contragolpe de los locales.

Como el aro que se movía ante cada tiro libre rival. Un día un árbitro recién llegado a la ciudad se atrevió a decirle a los hinchas que paren de empujar la jirafa y obtuvo una clara respuesta de uno de los integrantes de la barra: “Acá siempre movimos el aro”. Ya el Negro, Tateano, el Chivo, Ortiz, Caripela, el Cabezón, el Ñato, Madera eran todos hinchas caracterizados.

Es verdad que hay cientos de historias que tienen que ver con agresiones, golpes, corridas, puntuales cortes de luz y demás, pero no vienen al caso. También hubo muchas derrotas, pero tampoco importan. Son mucho más divertidas las anécdotas del humo de la parrilla impidiendo la visión cuando ataca el rival, o ver a la hinchada comiendo tras el aro en una larga mesa de frente al partido que se estaba disputando.

Después llegó el ascenso a primera y vinieron los subcampeonatos ante el tremendo Central del Turco Grimaldi. Imaginen la dura pero feliz (o infeliz) tarea de comentar un partido donde querés ganar tanto como cada uno de los jugadores o de los hinchas. Pero después vinieron los problemas económicos y la desafiliación. Después todos los pibes se quedaron sin club. Y ahora cuesta arrancar. Y es muy triste.

Pero un día volverá Lafranchi y por ahí Poroto. Y todos los que pasaron por la Cueva pondrán su granito de arena para el retorno. Es más, por ahí Ortenzi se da una vuelta. No sé si era el indicado para escribir sobre La Cueva. Apenas si pude ver una parte chiquita de la historia. Ahora espero poder escribir sobre lo que vendrá.

... [+]
separa
10/08/2007
Página del recuerdo
AMOR POR LA CAMISETA
... [+]
separa
19/07/2007
Página del recuerdo
Pan de leche, la rueda y los timberos

Resulta que en un pueblo de los tantos que hay en el sur de la provincia de Santa Fe, como tantas veces sucedía, cambió el Comisario.

La nueva autoridad, respondió al clamor de las fuerzas vivas de aquella pequeña comunidad, prohibiendo el juego por dinero en todas sus formas posibles.

Los que provenimos del interior sabemos el impacto que generalmente causan y causaban estas medidas, sobre todo cuando estamos hablando de una época en que “la timba” tenía una mayor ponderación a la que todavía hoy presenta, como alternativa de divertimento.

Para que se ubiquen en tiempo,  los canales de televisión tenían las señales de Rosario o de Buenos Aires (nunca ambas), pero no precisamente por cable, sino por unas antenas receptoras de casi 9 o 10 metros que se situaban sobre el techo de cada casa, internet era una utopía y en materia basketbolística, si bien las canchas cerradas prácticamente no existían,  comenzaban a “aparecer” muy puntualmente las pelotas “americanas”, naranjas, hermosas y perfectas para el juego que más nos gusta.

Así las cosas, la medida policial generó una “desorientación” circunstancial en la “franja jugadora” de la población, a la que hubo destinada toda una ingeniería e inteligencia orientada al cumplimiento del viejo dicho “hecha la ley, hecha la trampa”.

La infancia de los pibes en aquella época era bastante simple, por la mañana el Colegio, y por la tarde el Club, donde nos repartíamos con una sencillez que a la distancia cada vez envidio más, entre fútbol, basket y natación (ésta última  en el verano)

Algo llamativo ahora para el relato y que deberá tener alguna explicación desde la psicología o la sociología, es la convivencia pacífica en los clubes de aquella época , entre el  espíritu “mens sana in corpore sano” del deporte en la parte externa, para decirlo de alguna manera, con el “vicio del juego” que generalmente se desarrollaba en la sede, previendo inclusive “salitas internas  particulares”para el juego fuerte.

La “masa desocupada de la timba”, ante la negativa del Conserje del club a vulnerar, incentivos mediante,  lo instituído  por el nuevo Comisario, comenzó entonces a vagar por los ámbitos deportivos del Club al sólo efecto de matar el tiempo, desde la hora en que habitualmente llegaban comidos o no ( 12:30 hs) hasta que se hiciera el tiempo de volver al trabajo (15:30 hs) con lo que concluirán también que el horario corrido por la timba o por la siesta, era y será de imposible aplicación en el interior.

Casualmente los pibes  que nos dedicábamos al basket entrenábamos a las 16 hs., pero habitualmente estábamos desde las 12:30 hs. comidos o no, jugando a la “rueda” o el “reloj”, para perfeccionar el lanzamiento “de arriba” y evitar el bochorno al que nos sometía el profesor cuando en los entrenamientos o en los partidos, no resistíamos la natural tentación a “tirar de abajo”.......”COMO LAS MINAS,..... GIL!!!!” según la cuidada técnica pedagógica de nuestro entrenador, para más datos  fotógrafo de eventos sociales del pueblo, como actividad principal de sustento.

Otra herejía, era el “tirito con tablero”............ESO ES PARA LOS TRONCOS....BURROS!!!!. ..nos decía aquel formador de baloncesto moldeado en la escuela de la calle, y que para nosotros era palabra santa.

Qué boludos estos americanos, poner semejante tablero de madera sólo para la entrada en bandeja!!!!!????? Si hubiéramos conocido la “volcada “ en aquella época, hubiéramos concluido en que los “yonis” eran  unos boludos completos..............Hoy al verlo a DUNCAN   pienso....que boludo que fuí !!???como nunca pude superar ese prejuicio de usar más el tablero.........

Como en todo grupo de pibes  había un “gordito”, naturalmente el más rebelde y obviamente el menos dotado físicamente para las técnicas de lanzamiento que nos imponía nuestro “head coach”.

 Lo habíamos apodado PAN DE LECHE , por lo redondito y blanquito.

Esa tarde con los timberos como espectadores comenzamos la rueda habitual previa a la práctica, según el siguiente reparto:

Carlitos, el exiquisito dribleador, pero flojo de tiro, Marcelo, mucha fuerza y poca cabeza......”DEDICATE A LA LUCHA LIBRE  PERO NO A ESTO, PIBE ¡!!!! ”, lo había “estimulado” nuestro orientador técnico en la última práctica, Yo como el portador del delicado equilibrio entre  el pique, el pase y el tiro, y el gordo PAN DE LECHE un “negado” a la nueva ciencia del lanzamiento y obvio que “carne de cañón” por su poco ortodoxa mecánica.

Así fuimos pasando por las estaciones  de la “vieja llave”, pasamos luego a las esquinas, para llegar a los “fules”........cinco alternados o tres seguidos...........para culminar con el lanzamiento desde la mitad del campo.

Allí estábamos en el medio de esa vieja cancha abierta de granito sin pulir, con los “timberos” acodados en la “baranda” mirándonos, desde hacía más  media hora intentando buscarle la vuelta para convertir, contra la física pero fieles a los preceptos técnicos aprendidos , hasta que  PAN DE LECHE superando  su rebeldía,  sus propias limitaciones, nuestras risas y la de los timberos......llegó al círculo central...........otra media hora después.

El Gordo nos miró con los ojos en una mezcla de odio y revancha, se paró en círculo chico del círculo grande, de frente al aro del norte, agarró la bola con las dos manos, la puso entre sus piernas flexionadas para la ocasión, infló con aire sus pulmones y cachetes, balanceando un par de veces los brazos, no estoy seguro, pero me parece que cerró los ojos.....y la tiró........

Esa bola “de cuero” subió dando vueltas, por encima inclusive de las tiras de la iluminación, con la fuerza que creo le dieron  tantas tardes de humillación, pegó en el cuadro chico del tablero de madera, haciendo un ruido, que todavía recuerdo, y por el efecto que llevaba entró “inflando” la red.............decretando además el final del juego, con él como ganador.

El Gordo PAN DE LECHE lo gritó desde el alma, y nos miró “amenazador” , con un gesto que sólo le ví a Shaquille muchos años después cuanto te la vuelca en la cara, esperando que alguien le dijera algo. Carlitos intentó una tímida apelación...........”GORDO? de abajo y con tablero no es lo correcto”.........a PAN DE LECHE le cambió la cara de amenazante a “canchero” y lapidó contestando.......No será correcto, PERO VALE IGUAL ¡!!!!!!!

Después de muchos años me explicaron  por qué en ese mismo instante El Flaco Aníbal y Josecito, los máximos exponentes del vicio en el club,  se fundieron en un abrazo,  con el mismo sentimiento que El GORDO transmitía...........El “pelado” Omar me lo confesó café de por medio.......PAN DE LECHE esa tarde “pagaba” 10 a 1.-

 

Ahí comencé a comprender inconcientemente que, en este hermoso juego, como en la vida misma, lo ideal no siempre va de la mano de lo que conviene.....

... [+]
separa
25/06/2007
Página del recuerdo
Desde los balcones al Campeonato Mundial

Desde los balcones de la calle al Campeonato Mundial

Ante la solicitud, que con agrado recibimos, en la cual se nos pedía escribir la historia de Osvaldo Venturi, campeón mundial de basquetbol, lo primero que se nos ocurre es expresar que es un gran honor que nos hacen y que nos comprometemos a ser todo lo objetivo que pueden ser los hijos cuando hablan de sus padres. Intentamos comenzar el recorrido desde el principio, en consecuencia comenzamos con el pintoresco acercamiento de nuestro padre y el Basquetbol.

Primeros contactos con el deporte

Un grupo de chicos de barrio..........(inmediaciones del Club Oroño y Sportivo América) incentivados por un deporte que comenzaba a popularizarse, jugaban al basquetbol en la calle (como cancha )y con los balcones (comunes en las viviendas de la época ) como creativos aros. En uno de esos juegos se cruzó en su camino (digamos que DESTINO) otro grupo de chicos que también jugaban este deporte, pero por tener una situación económica más holgada, podían hacerlo en un club. De este contacto surgió un desafio, los pibes de la calle frente a los pibes del club. Se realizó el partido en el Club Oroño y finalizado el mismo los directivos invitaron al grupo de los balcones a integrarse al club. Esa especie de beca hizo que nuestro padre comenzara a jugar el deporte oficialmente.

Comenzando en el Club Oroño, luego a Sportivo América, después a Central y finalizando su carrera en el Club Peñarol de Elortondo.

Selecciones

En lo que se refiere a selecciones lo hizo en la de Rosario, en la de la Provincia de Santa Fe y en la Selección Nacional, con la cual lograron el campeonato mundial del año 1950.

Nuestro padre nos contaba historias de esta selección , de sus internas, de su preparación, y de los torneos en sí mismos. De todas ellas rescatamos algunas que intentaremos relatar para pintar la situación contextual de la época. En principio nos vienen a la memoria nombres de compañeros de las selecciones de Rosario y de la Provincia que él siempre recordaba, al Titi Giamni, el Flaco Anselmo, el Negro Álvarez, Ricardo Ottone, los hermanos Battilana, el DT Caballero, Hugo Baudraco

Alegrechy, Crespi, Peralta.

Y por supuesto a sus compañeros de selección nacional campeona del mundo, Lozano y  Del Vecchio

 De la selección del 50 nos sorprendieron especialmente dos cosas, la primera la gran preparación, algo que no era común en aquella época. Fueron 6 meses de concentración en el Club River Plate con trabajos de gran nivel, físicos, técnicos, psicológicos y tácticos. En este último punto pudimos leer las carpetas donde se observan sistemas de juego de ataque y defensa, conteniendo un gran nivel estratégico. En lo psicológico y social tenían especial atención , les facilitaban los contactos con la familia y cosa curiosa una o  dos veces por semana llevaban a la concentración a los mejores artistas para que presentaran sus espectáculos especialmente al plantel. No se reparaba en gastos con tal de mantener al plantel en el mejor estado psicofísico.

La otra situación que nos llamó la atención pero en este caso como algo totalmente negativo fue cuando fueron declarados jugadores profesionales, por haber recibido como premio por el campeonato mundial un viaje a Bariloche para cada jugador y su familia y un pase de aduana para poder  traer al país un auto importado. Pero en realidad se lee entre líneas que fueron los chivos emisarios de la lucha que tenía en ese  entonces el interior contra Capital Federal. No queremos profundizar sobre un tema del pasado, pero no existen dudas al respecto, ya que esto fue corroborado con el paso del tiempo por referentes de las dos posiciones en disputa.

 “A paso de tortuga el vetusto colectivo, trepaba hacia el obelisco por la calle Corrientes, con los cuerpos de los jugadores fuera de las ventanillas. La gente en la calle los homenajeaba, prendiendo con los diarios enrollados, miles y miles de antorchas, una lluvia de papelitos caía como si hasta en el cielo estuvieran festejando”.

(Diario La Nación , describiendo lo que se dio a llamar  LA NOCHE DE LAS ANTORCHAS)

Cuando dejó de jugar tuvo un largo recorrido como director técnico, comenzó en el Club Peñarol de Elortondo, donde aún recuerdan sus enseñanzas, después fue al Club Studebaker de Villa Cañás, las selecciones de Asociación Firmatense y Venadense y en Rosario los Clubes Sportivo América  y Rosario Central y la selección  de la Asociación Rosarina. Creemos que la dirección técnica le gustaba, pero que nunca llegó a sentir un placer semejante a lo que había experimentado como jugador.

 Más allá de sus éxitos deportivos  en lo que hace a títulos logrados, en todos los núcleos donde actuó, o el reconocimiento popular dado  que técnicamente era un jugador adelantado en sus fundamentos individuales y la comprensión del juego y  que por supuesto nos hace sentir un especial orgullo cada vez que lo recuerdan.

Como hijos llegamos a una emoción muy profunda cuando nos dicen:

 “Tu viejo era un gran jugador, pero el loco sobre todo era una persona excelente, un gran tipo”

 Edgardo Venturi                  Eduardo Venturi

... [+]
separa
05/06/2007
Página del recuerdo
EL CLUB URíA SEGUNDA PARTE

Como esto  arranca allá por el año 1884 y por esa época yo no tenía todavía planeado nacer, tuve que recurrir a que me contaran esta parte de la historia.-

Como quien me la contó es mi viejo ….  y un poco lo conozco, no me hago cargo si en el medio va algún bolazo y  lo peor es que a él también hay una parte que se la contaron….entonces  lo mejor es que Dios nos ayude y que salga lo mas parecido posible a la realidad.-

Ahí va.

Dicen que por esos tiempos la calle Alem era camino  hacia el puerto. En su encuentro con 9 de Julio había un gran galpón que se había convertido en parada obligada de los troperos y changarines que bajaban hacia la costa del puerto.-

Señores…. les estoy hablando del Bar y Despacho de bebidas Uría.- 

Un buen mostrador de estaño, piso de tierra bien apisonada y regada a cada rato para que no levante polvo, algunas mesas, cancha de bochas, naipes y hasta el juego del sapo.-

El dueño…mi tío abuelo, Don José Uría.-

Pasaron los años y también llegó de España mi abuela, Doña Elvira Uría de Gómez, viuda y con sus 6 hijos a cuestas; entre ellos mi viejo.-

Por la cabeza de Don José ya pasaba la idea de cambiarle la cara al boliche que a esa altura   gozaba de gran  popularidad entre los muchachos del Colegio Nacional y los pacientes del Hospital de Caridad.-

Paredes de ladrillo, piso de mosaicos, techo de material, billares, mesas de naipes y hasta un par de baños fueron las grandes innovaciones del ahora llamado “Café y Bar Uría”.-  Se ve que el tío José no era muy original para los nombres, donde podía le mandaba el Uría.-

Estamos hablando de los años 1926 al 1930 y esto que viene ahora es bolazo puro, pero me lo tengo que imaginar así porque sino no puedo seguir.-

Dicen que un día del año 30, Don José le dijo a mi abuela:

-“ Elvira, con tantos muchachos que vienen al bar, no sería bueno que les buscáramos un lugar para que jueguen al fútbol, no les vendría nada mal hacer un poco de deportes”;  por supuesto que todo esto dicho en un irrenunciable  acento español importado de su Asturias natal.-

Seguro que fue así.-

... [+]
separa
21/05/2007
Página del recuerdo
EL CLUB URIA

INTRODUCCION

Cuando Marcelo Bloch me invitó a participar en su sección de la Página del Recuerdo y  me pidió que escribiera algunas líneas sobre mi querido Club Uría, obviamente no lo dudé ni un instante, porque me pareció la mejor oportunidad de saldar cuentas pendientes.
El Club Uría fue fundado allá por el año 1930 en la calle Alem 1272 de nuestra Ciudad de Rosario. En su fundación tuvieron activa participación Don José Uría, mi tío abuelo y Doña Elvira Uría de Gómez, mi querida abuela paterna, dueños por ese entonces del Café y Bar Uría que se encontraba ubicado en la esquina de 9 de Julio y Alem.
En enero de 1971 la propietaria del terreno que el club alquilaba, decidió venderlo a una empresa constructora y en muy pocos días fue demolido. Hoy en su lugar hay 2 imponentes edificios que se empeñan en querer hacernos olvidar que allí pasaron muchas cosas  imborrables de nuestras vidas.
Fueron sólo 41 años de existencia, pero todo lo que dejó atrás fue muy
importante  para quienes fuimos en mayor o menor manera partícipes de su historia. Y tan importante fue y será en nuestras vidas que nunca terminamos de despedirlo.  Por eso es que valgan también estas líneas como el mejor de los homenajes a esos 150 hombres y mujeres, todos ex socios del club que desde hace más de 15 años en forma consecutiva se reúnen  cada  mes de noviembre convocados por ese increíble personaje, mezcla de santiagueño y rosarino “el Turco Victor Abdulajad” para recordar cada vez las mismas anécdotas y cuentos de su querido Club Uría.  A pesar que   cada año el tiempo irremediable e irreversible se empeñe en traer una  nueva mala noticia……y algún lugar deba quedar vacío, mientras quede uno solo de ellos estoy seguro que el glorioso Club Uría no va a poder descansar en paz........... y ojalá sea así.

Esta nota tiene dos partes.-  La primera habla sobre mi recuerdo del Club y   en la segunda que será en una próxima entrega, trataré de contarles sobre su historia y hechos salientes que he podido recopilar.-

... [+]
separa
Páginas:  <  1